31 dic. 2016

Panorama

Hoy no tengo inspiración. Quiero escribir acerca de muchas cosas, hacer memoria y plasmar por escrito esas marcas que incluso deseo mantener presentes en mi mente y alma. Como buenas cicatrices, las quiero como recordatorio de lo que no debo volver a hacer. Pero me siento incapaz de expresarlo como alguna vez pude.

Tal vez sea culpa del año que concluye. Todos sabemos lo pésimo que fue en distintos ámbitos. Tantas ausencias que nos deja, tantos momentos agridulces y amargos también, todos esos días de incertidumbre y que han esbozado un panorama poco prometedor para el próximo año...

Si, tal vez deba culpar al año. Será mejor que asumir mi responsabilidad por las malas decisiones que tomé, las excesivas expectativas que me formé y las incontables ilusiones que anhelé. No quiero tener mi conciencia atacada incesantemente por la culpa...

No. No seré esa clase de pusilánime hipócrita que tanto aborrezco. No voy a culpar al año. Voy a asumir la responsabilidad por mis actos y decisiones. Voy a admitir que huí en algún momento. Voy a admitir que me negué a ayudar a quien me necesitaba. Voy a admitir que postergué decisiones cruciales. Voy a admitir que no quise aceptar responsabilidad por varias cosas... No quise, pero ahora necesito hacerlo.

Es necesario seguir avanzando, en especial ahora. El panorama no parece tan prometedor, el contexto se vislumbra como antagonista de la vida cotidiana a la que muchos estamos acostumbrados. Las burbujas que nos hemos construido deben ser erradicadas, o caeremos en esa categoría que odio, la de pusilánimes hipócritas.

Fue un mal año, no lo negaré. Fue un periodo de pérdidas, algunas más significativas pero en conjunto, casi letales. No obstante, seguimos caminando por este mundo, y eso significa que aún podemos hacer algo por mejorar.

Nunca fui bueno con el optimismo, me parece una postura con alto riesgo de autoengaño. Pero el fatalismo tampoco va ayudar esta vez. Es necesario ser realista, asumir la realidad que estamos viviendo y partir de ahí, no de castillos de nubes ni fosos de desesperación.

Hoy no puedo dar una conclusión a las ideas, sólo dejarlas en un esperanzado "Continuará..."

No hay comentarios.: