14 feb. 2015

Cursi

No te diré nada cursi.

Placebo

Miro de nuevo el reloj, esperando que sólo hayan transcurrido un par de minutos y que no llegarás tarde a nuestra cita. Pero la realidad es otra, han pasado casi una hora y mi café se ha enfriado, aún no sé de ti, en mi celular no hay ni un mensaje o llamada que me evite la espera que continúo.